Las Islas Galápagos son conocidas mundialmente y visitadas cada año por miles de personas que son atraídas por la biodiversidad del lugar, misma que no se compara con la de ningún otro lado y que cuenta con una incontable cantidad de plantas, mamíferos, tortugas gigantes, iguanas y hermosas aves.

Solo de aves, se estima que hay 56 diferentes especies nativas de los Galápagos divididas en endémicas e indígenas. Las endémicas son las que únicamente se encuentran en esta isla, son 45. Mientras que las indígenas son nativas de aquí pero también se han observado en otras partes del mundo, son 11.

Pero por si todavía creías que eran pocas, se calcula que también en Galápagos habitan 29 especies de aves que vinieron de otros lugares y otras 64 que se han visto por lo menos en una ocasión. Lo que nos da un total de casi 150 aves que pueden ser marinas, de agua y terrestres.

Dentro de sus especies más llamativas se encuentra el cormorán no volador, que vive entre las islas de Fernandina e Isabela y que como su nombre lo indica, no puede volar. Viven bajo las mismas condiciones que los pingüinos y aunque sus alas no les permiten volar, han desarrollado patas fuertes.

También tenemos a la gaviota fuliginosa, una de las aves marinas más conocidas pero al mismo tiempo más difícil de observar, a pesar de que existen por lo menos 1200 de ellas, esto debido a que solo andan en parejas para evitar a sus depredadores y encontrar alimentos con más facilidad.

Por último tenemos a la Frigate, o mejor dicho ‘hombre de guerra’, nombrada así debido a sus hábitos similares a los de un pirata. Cuando se quiere alimentar, cae en picada desde el cielo y agarra peces, calamares o lo que sea que esté en la superficie del océano y si no es así, suele robarles la comida a otras aves marinas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here